Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 
     

English

La idea de contar con un Planetario en Buenos Aires comenzó a gestarse en 1958 por iniciativa del Concejal socialista José Luis Pena y del Secretario de Cultura del Municipio, Dr. Aldo Armando Cocca..

Proyecto de Ordenanza: “el momento para tomar una decisión no puede, pues, ser más oportuno, ya que cada día es más evidente la
necesidad de contar con un elemento tan valioso para difundir con eficacia los conocimientos más elementales de la cosmografía, aún
estudiada en textos atrasados e insuficientes” (1) En el Decreto-Ordenanza No 16990 del 8 de octubre de 1963 (2) se otorga el nombre de “Galileo Galilei” al Planetario de la Ciudad de Buenos Aires.
En las consideraciones “se estima apropiado recordar el nombre del ilustre matemático, físico y astrónomo, cuya extraordinaria personalidad trascendió las fronteras de su patria para incorporarse a la pléyade de genios universales que impulsan el progreso de la humanidad” (3) Las obras de construcción del Planetario “Galileo Galilei” comenzaron en 1962, bajo la dirección del arquitecto argentino Enrique Jan, de la Dirección General de Arquitectura de la antigua Municipalidad de Buenos Aires. Los trabajos estuvieron a cargo de la Companía de Construcciones Civiles S.A.I.y C. El por entonces Intendente Eugenio Schettini lo inauguró el 20 de diciembre de 1966. El primer Director del Planetario fue el Profesor de Geografía Matemática Antonio Cornejo, que ejerció su cargo por 33 anos. La primera función se realizó el 13 de junio de 1967. Participaron del espectáculo los alumnos del Comercial No 1 de Banfield y del Colegio de la Santa Unión de los Sagrados Corazones, de la Capital. El Profesor Cornejo les mostró cómo estaba esa noche el cielo sobre Buenos Aires, la Antártida Argentina y el Polo Sur y la forma de orientarse mirando la Cruz del Sur.


Particularidades del Edificio


El Planetario “Galileo Galilei”, ubicado en el Parque Tres de Febrero, es un organismo que depende del Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Su finalidad es la divulgación de la ciencia astronómica a través de espectáculos didáctico-recreativos destinados al público en general y a estudiantes. Según Enrique Jan “este edificio es uno de los pocos en el mundo proyectado y construido partiendo del módulo triángulo equilátero.
La elección arquitectónica de esta figura geométrica encierra un simbolismo que fue buscado expresamente. Es la superficie plana más perfecta que se puede realizar con un mínimo de lados iguales, encerrando en si misma un principio simbólico de unidad primigenia. Estas condiciones secuenciales introducidas en todo el desarrollo del proyecto arquitectónico quiso ser la idea rectora que acompañase y mostrase la íntima relación entre las partes y el todo, sugiriendo lo ocurrido desde la partícula elemental primera (de la materia) hasta ese desarrollo cósmico en el cual estamos inmersos” (4) El edificio consta de cinco pisos, seis escaleras (una helicoidal) y una sala circular de 20 metros de diámetro con 280 nuevas butacas 4D. Esta cúpula semiesférica está recubierta interiormente con renovadas placas de aluminio, que sirven como pantalla.
El ingreso al edificio es a través de un puente, sorteando el vacío de una gran olla de 47 m. de diámetro, de cuyo fondo emergen los volúmenes arquitectónicos aislados por un gran espejo de agua. En las lajas del camino de entrada, traídas de Neuquén, se pueden encontrar amonites, fósiles marinos extinguidos hace alrededor de 100 millones de años. En la explanada de acceso se puede apreciar un meteorito metálico encontrado en 1965 en la provincia del Chaco.
En el hall de entrada (que cuenta con boletería y recepción) se aprecia el gran casquete triangular esférico, que más allá de sus funciones estructurales, crea un límite expresivo, debajo del cual rige el módulo triangular y encima del mismo, todo se ordena por el módulo de grados angulares. Ascendiendo por sus amplias escaleras, se accede al primer piso de exposición cuya forma en planta es triangular. Aquí funciona el Museo, en donde se ofrecen muestras permanentes o transitorias y se exhibe una roca lunar que trajo a la Tierra la misión Apolo XI para el Planetario.

En el segundo piso funciona la sala de proyecciones totalmente renovada a nivel tecnológico y edilicio : nuevo proyector planetario modelo MEGASTAR II A; novedoso sistema de video inmersivo full dome DigitalSky II de  SKy Skan , nueva cúpula de proyección y butacas 4D.
El edificio posee dos subsuelos. Se desciende desde el hall de entrada por una escalera helicoidal. En el primero de ellos se encuentra
una biblioteca especializada, las oficinas administrativas y la Dirección. Por la misma escalera, se llega al segundo subsuelo
(ya bajo tierra) donde están situados el depósito, la sala de máquinas y el departamento de producción audiovisual.

Notas: (1) Proyecto de Ordenanza. Publicado en la Versión Taquigráfica de la 26a Sesión Ordinaria del Honorable Concejo Deliberante del 17-IX-1959- Pág. 2322 (2) Boletín Municipal de la Ciudad de Buenos Aires No 12182- Pág.2188 (3) Ibidem (4) Enrique Jan. “Recuerdos y anécdotas de una época”. Páginas 12 a 17. Publicado en Planetario de septiembre de 1997.